Páginas vistas en total

Translate

Google+ Followers

Google+ Followers

sábado, 23 de marzo de 2013

PORTADA-EL MONOLITO--DEMARCUS SIDEREO

NOVELA PUBLICADA POR LA EDITORIAL BRUGUERA,EL AÑO 1972 Y DE LA SERIE LA CONQUISTA DEL ESPACIO Nº120-CON 128 PAGINAS-ILUTRADOR DE LA CUBIERTE
Antonio Bosh
RESEÑA

La nave avanzaba con monótona rutina por el espacio siempre azul. La rutina es monótona siempre. Quizá por ello el jefe del vuelo parecía aburrido, mientras permanecía tumbado en el sillón-tumbona contemplando el azul del paisaje a través de la bóveda acristalada de la nave.


Su segundo, M-46, cuidaba de vigilar la marcha de la nave.

— ¿Novedades? -preguntó el piloto. Aquello formaba parte también de la rutina.

El ayudante M-46 emitió un gruñido a través de su corpachón de acero que ocultaba una barriga llena de filamentos, baterías y diminutos computadores. Luego levantó uno de sus grandes brazos articulados como un viejo gorila aburrido también de tanta rutina.

— Entiendo. No hay novedades.

El robot se hallaba sentado en el asiento delantero y visto de cara semejaba un poderoso rey. Su aspecto frío y omnipotente quedaba realzado por aquella especie de corona que remataba su cabeza con un solo ojo visible, encendido siempre, como prueba de que estaba vivo. De que funcionaba.

Tenía docenas de ojos repartidos entre aquella faz uniforme, pero era invisible a las miradas de los seres reales. Para que se vieran hacía falta que M-46 captara un mensaje o tuviera algo que transmitir. Entonces obraba en consecuencia y daba luz a uno de aquellos puntitos invisibles, y su jefe conocía de este modo la clase de mensaje, la orden o lo que fuera que transmitiese.


lunes, 18 de marzo de 2013

PORTADA--CENTRO COMERCIAL--LOU CARRIGAN



RESEÑA

Era una joven morena, de largos cabellos negros y ojos oscuros, grandes, hermosos. Toda ella era muy hermosa, no sólo de rostro, sino de cuerpo, y, lo que ya es más difícil, o quizá sea mejor decir, menos frecuente, era hermosa hasta caminando.


Había estado tomando café en uno de los bares del aeropuerto parisino de Orly, sentada a una mesita, mirando el reloj con frecuencia; parecía estar esperando a alguien. A alguien que no llegó, porque finalmente, la muchacha se puso en pie, sacó un billete de su gran bolso y, tras dejarlo sobre la mesita, se alejó hacia el enorme vestíbulo.

Los altavoces estaban anunciando la llegada del vuelo de la Lufthansa procedente de Nuremberg. Vuelo directo. Pero no parecía que fuese esto lo que interesaba a la muchacha. Era tan llamativa, tan joven y pujante, que los hombres se volvían a mirarla con un ramalazo de fuego en los ojos. Ella fue a comprar un par de revistas, que guardó en el bolso. Al hacerlo, echó un vistazo a la pistola con silenciador que llevaba dentro. Junto a la pistola había un papel que desdobló con tres dedos de una mano, mientras con la otra mantenía abierto el bolso.

PORTADA --CAZADOR DE TIGRESAS--LOU CARRIGAN



RESEÑA

A ver: żqué es lo que más les gusta a los hombres? A


los hombres normales, se entiende. żQué es lo que más

les gusta?

Pensemos. Reflexionemos. Meditemos.

żTrabajar? No, żverdad?

żAcudir a los oficios religiosos los días seńalados por

los preceptos de los distintos credos? Me parece que

tampoco.

żDormir? Bueno, no está mal descansar, claro, pero

tampoco es eso lo que chifla en general a los hombres.

żLa buena mesa? Caramba, eso sí gusta bastante,

aunque muchos se las den de mártires diciendo que

comen para vivir y no que viven para comer, y que lo

mismo les da una cosa que otra. Esto es mentira, así

que bueno, comer bien gusta bastante. Pero tampoco

es eso.

PORTADA--CAMPAMENTO SALVAJE--LOU CARRIGAN

PORADAS DE CAMPAMENTO SALVAJE


RESEÑA

Serie Oeste Legendario 081.




Sacó el revólver, disparó, y, como siempre, dio en el blanco.



Y no era un blanco que pudiera catalogarse de fácil, ni mucho menos.



Pero dio en él: el enorme cuervo negro fue sacudido por el balazo, perdió varías plumas que parecieron desintegrarse en el aire, y tras un largo instante durante el cual pareció que iba a quedarse para siempre entre el cielo y la tierra, se precipitó hacia ésta, todavía desprendiendo algunas plumas más, girando en el silencio tórrido del mediodía.

PORTADA-- CABALGANDO EN EL ARCO IRIS--LOU CARRIGAN

TRES PORTADAS DE LA MISMA NOVELA


RESEÑA

Serie Bisonte nº 1956


Entró en Llano a caballo, silenciosamente, a esa hora solar en que los perros se esconden debajo de las aceras de tablas sacando la lengua para refrescarse.

Tan sólo se oía el zumbido de rabiosos moscones verdes que ni siquiera comían boñigas de caballo porque el sol las había secado tanto que no quedaba en ellas nada que valiera la pena.

Era como un mundo muerto y cocido.

Un mundo muerto y cocido.



PORTADA--AUNQUE NO LLUEVA WHISKY--LOU CARRIGAN

ALGUNAS PORTADAS DE LA MISMA NOVELA


RESEÑA

Helen Ferguson estaba en la parte de atrás de su granja, tendiendo la colada, cuando le pareció oír pisadas


de caballos por el sendero que llegaba al porche de la parte delantera. La mujer sonrió, y dijo, alzando la

voz para ser oída al otro lado de la casa:

—Estoy tendiendo la ropa, Ricky.

Acto seguido oyó más claramente las pisadas de caballo. De tres caballos, que aparecieron ante los interesados ojos de Helen con sus respectivos jinetes. Dos de estos eran repulsivos sin más. El tercero

quería parecer más pulcro, pero su expresión no podía ser más inquietante y desagradable, empeoraba por

el hecho de faltarle el ojo izquierdo. Helen se estremeció.

—Bueno, señora Ferguson —sonrió el tuerto, quitándose el sombrero—, aquí tiene usted al comprador de

su rancho... y rendido admirador